Un puesto de limonada

Cuando era pequeña pasé un verano en Ibiza con mi familia. Mi hermana y yo debíamos tener ya nuestro gusanillo empresarial y montamos un puesto de refrescos en la puerta del complejo de apartamentos. Nada sofisticado, pero paraban muchos coches a comprarnos y nosotras lo pasamos muy bien.
Si hubiésemos tenido un puesto como este seguro que hubiéramos podido invitar a nuestros padres a una pedazo de cena.

¿Os animais a montar algo así para una fiesta veraniega? Lo hemos visto en Fiskars y si sigues el enlace te enseñan hasta a hacer la pajarita para nuestro camarero particular.

Si os parece que utilizan demasiadas herramientas no os preocupéis, mi hermana y yo éramos felices con una mesa plegable y una coca cola con hielo.
¡Buen miércoles!

3 opiniones en “Un puesto de limonada”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *